Dermosucción

La Dermosucción es una técnica mecánica que se realiza mediante un compresor que al aspirar la piel actúa sobre esta y sobre los tejidos que se sitúan inmediatamente por debajo de ella. Actúa a nivel hipodérmico realizando un masaje de dentro hacia fuera, es decir, empuja los tejidos del interior al exterior, lo contrario que hace el masaje tradicional.

EFECTOS FISIOLÓGICOS.

Cuando sus manipulaciones se hacen siguiendo las vías linfáticas, realizando un buen drenaje linfático, básico para la buena evolución de cualquier tratamiento anticelulítico.

  • A nivel superficial favorece el mantenimiento y mejora la elasticidad cutánea. Produce un efecto exfoliante, desobstruyendo los folículos sebáceos y los poros, volviendo la piel más suave mientras la tensa.

Facilita la movilización cutánea descongestionando los territorios endurecidos hipersensitivos al tacto típico de las celulitis fibrosadas. Mantiene la Tº corporal a través de la vasodilatacion y la eliminación del sudor permitiendo una regulación técnica mas correcta.

  • A nivel vascular produce una gimnasia similar a una vasoconstricción−vasodilatacion, volviéndolos mas fuertes y retardando su envejecimiento (esclerosis). Este ejercicio contribuye a desbloquear la circulación haciendo que la sangre y el oxigeno fluyan masivamente a los tejidos celulíticos y adiposos (característicamente mal irrigados) mejorando el trofismo importante método antienvejecimiento retrasando la celular y favoreciendo y acelerando el drenaje de toxinas, también actúa a nivel de la microcirculacion.

Mediante la movilización y descongestionamiento de los tejidos, actúa como un evolución natural de los mismos. A nivel de las estrías que sufren una mala vascularizacion, con el vacum se incidirá sobre estos mejorando su aspecto.

INDICACIONES.

La Dermosucción esta principalmente indicada en los tratamientos anticelulíticos, para favorecer la rotura de fibrosis, desbloquear los tejidos, estimular la circulación sanguínea, movilizar las grasas y activar el metabolismo de adipositos. Este aparato, gracias a la presión negativa ejercida por las esferas de metal que incluyen sus manípulos consigue no sólo reducir la grasa corporal si no también logra refirmar la piel, por lo que deja atrás a los antiguos tratamientos de vacumterapia. Sus usos son:

  • En la obesidad generalizada para modelar la silueta.
  • Tanto en la obesidad como en la celulitis, tonifica y restaura la normal elasticidad de la piel restaurando su aspecto primitivo.
  • En la obesidad localizada como alternativa cuando no se puede pasar por una intervención quirúrgica.
  • Como complemento a la lipoescultura, liposucción, tanto antes como después
  • En el tratamiento de dolores, contracturas musculares, cicatrices y estrías.
  • Efecto de drenaje linfático y depuración del organismo.
  • Mejora la circulación, mejora las funciones fsisiológicas y la dermis en general.
  • Como tratamiento reafirmante gracias a la técnica de presión negativa.