Medicina China

Medicina China:

  • Acupuntura bioenergética
  • Auriculoterapia
  • Lifting facial
  • Lipolisis corporal

Acupuntura bioenergética y moxibustion.

La bioenergética es el instrumento o el medio que va a permitir aunar la filosofía oriental y su empirismo a la biología y la medicina occidental con su ortodoxia científica.

Es el Yin y el Yang compuesto de dos fuerzas opuestas pero complementarias, es el DAO o el camino hacia una armonía. Es preciso que la comunidad científico-médica abra sus puertas a otros enfoques terapéuticos evidentemente distintos a los alopáticos, pero también es necesario que se investiguen de una manera metódica y racional los principios que rigen las medicinas tradicionales.

Los clásicos chinos, en base a su filosofía, manifestaban los principios de acuerdo al conocimiento existente en su época y así hablaban del embalamiento de Yang hepático o la insuficiencia de Yin renal como causas de un desequilibrio del Dao Vital(hipertensión), o de la caída de Yin por insuficiencia de Yang (metrorragia), o del Pei Cardiaco por alteraciones del Yin de Bazo-Páncreas (cardiopatía isquémica), etc.

Traspolar estos términos a la ciencia médica actual y hacerlos comprensibles es una labor delicada que exige una metodología y desarrollo didácticos sumamente complejos.

La M.T.Ch y en concreto la Acupuntura-Moxibustión es una ciencia médica y como tal tiene su propia fisiología, anatomía, etiopatogenia, diagnóstico y tratamiento y, por tanto, su estudio debe desarrollarse sobre un esquema de progresivo conocimiento y no en formularios o “combinaciones secretas” que en el mejor de los casos actúan de una manera sintomática sin tener en cuenta el factor etiológico.

La individualización estricta del paciente, es premisa derivada de la propia circunstancia energética del hombre; son tantos los factores que pueden modificar los potenciales energéticos que resulta imposible una misma respuesta o alteración. Los olores, los sabores, las dietas, los colores, los factores psicoafectivos, las circunstancias geográficas, cosmológicas, ambientales, etc., son parámetros incidentes sobre el equilibrio psico-somático humano.

Consideramos pues que la acupuntura debe desarrollarse, al igual que otras disciplinas, siguiendo un método de progresivo entendimiento que permita introducirse gradualmente en ella en base a unos principios firmemente establecidos.

Auriculoterapia

La auriculoterapia es una técnica terapéutica de la Medicina Tradicional China en la que se estimulan puntos específicos del pabellón auricular y la oreja para generar un efecto en el organismo que favorezca y equilibre ciertas funciones corporales.

La auriculoterapia se utiliza tanto con fines diagnósticos como terapéuticos, ya que los puntos auriculares pueden indicarnos dónde hay un problema y también disponen de la capacidad de enviar un estimulo concreto a la zona afectada para realizar un tratamiento.

En términos generales la Auriculoterapia sirve tanto para diagnosticar ciertos problemas de salud como para tratarlos.
Veamos cómo lo hace:

COMO DIAGNÓSTICO:

Cuando una persona tiene por ejemplo un dolor en una zona corporal, el punto reflejo en el micro-sistema de la oreja presentará una diferencia de potencial eléctrica respecto al resto de zonas adyacentes. Es bastante probable que ese punto también muestre dolor a la presión.

De esta manera se puede realizar una exploración de la oreja para detectar aquellas zonas corporales o actividades orgánicas sobre las que queramos comprobar su estado.

El proceso de diagnóstico y exploración aricular suele realizarse en el siguiente orden: 1. Observación. 2. Presión. 3. Detección de la resistencia eléctrica.

COMO TRATAMIENTO:

Dado que la auriculoterapia forma parte de la Medicina Tradicional China, una vez el terapeuta a realizado un correcto diagnóstico y diferenciación de síndromes puede realizar una estimulación de ciertos puntos de la oreja.

La estimulación se puede realizar de múltiples maneras: realizando un masaje con los dedos, mediante el uso de semillas de vaccaria adhesivas, mediante la acupuntura auricular, con moxibustion, con electro-estimulación o incluso con infrarrojos.

PATOLOGIAS HABITUALES TRATADAS CON AURICULOTERAPIA:

La Auriculopuntura puede tratar enfermedades muy variadas ya sean agudas o crónicas. Veamos a continuación algunas de las enfermedades más comunes.

  • Dolores de cabeza.
  • Problemas ginecológicos y dolores menstruales.
  • Estreñimiento.
  • Enfermedades crónicas.
  • Lesiones deportivas.
  • Dificultad para la salivación.
  • Ansiedad y estrés.
  • Falta de concentración.
  • Depresión.
  • Ciática y dolor de espalda.
  • Hipertensión arterial.
  • Mala circulación sanguínea.
  • Obesidad y ayuda para perder peso.
  • Otras enfermedades.

Lifting facial

El lifting con acupuntura es un método antienvejecimiento menos invasivo que el quirúrgico. No requiere anestesia ni hospitalización, tan solo una sesión de acupuntura localizada de 25 minutos.

El principio del lifting con acupuntura

Como lo explica la acupunturista Céline Claret-Coquet, “el rostro, la piel y el músculo están estrechamente vinculados”, en el sentido de que toda acción sobre el músculo tendrá efectos sobre la piel. De ahí la idea de estimular el músculo para tensar la epidermis. “El lifting con acupuntura consiste en aplicar, muy rápidamente, una veintena de agujas en el conjunto de la cara, particularmente en los puntos que llamamos de ataque. Esto produce una contracción muscular que tensará la piel”. Todo tiene lugar en apenas minutos, para poder conseguir una buena contracción. Una vez aplicadas, las agujas se dejan unos 20 minutos.

Aunque la técnica permite trabajar la arruguita del entrecejo o los surcos nasogenianos, en realidad no hay localización precisa, ya que “el lifting actúa sobre todo el rostro”. “Con la contracción se activa la microcirculación, lo que produce un efecto general en toda la cara”, asegura la experta.

Por las contracciones y las estimulaciones musculares, este lifting suave se asemeja mucho a la gimnasia facial. “Es cierto, pero ésta tiene un efecto superficial”, puntualiza Claret-Coquet. Y agrega: “Con las agujas, aunque no se inserten profundamente, se consigue una acción más precisa. La digitopuntura, por el contrario, se aconseja para mantener”.

Contrariamente a lo que se pueda pensar, el lifting por acupuntura no duele. “Por supuesto que se siente un ligero pinchazo, pero cuando el acupuntor es preciso, la técnica es casi indolora”, dice la especialista. ¿Las palabras clave para un sesión casi imperceptible? ¡Precisión y destreza!

Efecto más natural

Los efectos del lifting con acupuntura no se comparan con los de la cirugía. La acupuntura es mucho menos invasiva y más suave y el efecto tensor que produce es, lógicamente, menos espectacular y más natural. Este lifting, inspirado en la medicina china, no es mágico, como puede parecer el que se consigue con el bisturí. “Se necesitan muchas sesiones para obtener un resultado sobre las arrugas o el óvalo facial”. De todos modos, tras la primera sesión el efecto iluminador resulta impresionante y se amplifica durante los días siguientes al tratamiento.

Si se tiene la paciencia de repetir las sesiones, el lifting con acupuntura puede atenuar las arrugas, corregir el óvalo fácil (unas 10 sesiones) y los poros dilatados, tonificar la piel y devolverle el brillo. Por supuesto, el número de sesiones y los efectos nos serán los mismos en todos los tipos de piel.

Hay tres momentos clave en los que recurrir a la técnica resulta útil:

  • A partir de los 25 años, cuatro sesiones bastan. Éstas producirán un efecto sobre el brillo y la textura de la piel y regularán pequeños problemas como los poros dilatados.
  • A partir de los 35, una sesión cada dos meses. El objetivo es retrasar el proceso de envejecimiento. El lifting activa la microcirculación y la producción de colágeno.
  • A partir de los 45 años ya no hablamos de prevención, sino de tratamiento. En la fase de ataque, para retonificar la piel, habrá que calcular cinco sesiones durante el primer mes. Después, una sesión con cada cambio de estación será suficiente.

En las arrugas se obtienen resultados a partir de la quinta sesión, es decir, alrededor de las tres semanas. “Es el tiempo necesario para que la piel se tonifique y obtener un efecto duradero”, explica la especialista. Sobre el óvalo facial el trabajo es más delicado y largo: habrá que contar con una decena de sesiones antes de verlo redefinirse.

Y si el lifting se parece a la gimnasia facial, por algo es. “La técnica necesita mantenimiento. Hablamos de contracción muscular, como en el deporte, es decir, que cuando se para, el tejido se relaja”. Pero no hay que temer, los tejidos no se relajan en quince días. Es fácil hacerse adepto a los resultados y al buen aspecto que dejan en el conjunto del rostro.

Consejos para una buena sesión

– Una veintena de agujas es lo razonable. “Más allá de 30, hay que inquietarse”.

– Verificar que las agujas que se usan sean desechables.

– Los dolores de cabeza o los vómitos tras una sesión deben alertar.

– Un pequeño hematoma es normal, varios, no.

– El dolor no debe ser insoportable. Lo normal es sentir pinchazos leves.

Electrolipolisis corporal

La electolipólisis con acupuntura es una especialidad que se engloba dentro de la acupuntura cosmética.

Los adipocitos son las células que acumulan y constituyen el tejido graso. Están formadas como unas pequeñas bolsitas con una cobertura de tejido conjuntivo que alberga y mantiene la grasa durante años, para poder así almacenar la energía.

Cuando esta grasa no se utiliza durante tiempo, los adipocitos comienzan a modificar sus características celulares y se vuelven menos elásticos y flexibles, con la consecuente dificultad para sacar de ellos la grasa, siendo así más difícil adelgazar en esas zonas. De esta manera, las zonas en las que primero se acumula grasa, antes se produce este fenómeno y más difícil será hacerlas desaparecer.

La corriente de la Electrolipólisis que se aplica en el cuerpo es denominada microcorriente (corriente variable de baja frecuencia e intensidad) y una mínima duración de pulsos-nanosegundos. La electrolipólisis también recibe el nombre de celuloliposis. La electrolipólisis consiste en la aplicación de agujas muy finas, parecidas a las utilizadas en acupuntura, que se insertan en el tejido graso hipertrofiado.

La corriente genera unas contracciones en las fibrillas del tejido conjuntivo subcutáneo. Dichas contracciones hacen que las células grasas o adipocitos se vuelvan más permeables y eliminen las grasas que contienen en su interior. Más tarde esta grasa será eliminada a través de la orina por lo que es de suma importancia que el paciente ingiera agua durante el tratamiento para ayudar a la eliminación de estos depósitos grasos.

La Electrolipólisis aumenta la actividad y la renovación celular, mejora la circulación local y favorece la producción de ciertas hormonas relacionadas con la eliminación de toxinas y elementos de desecho. Los tejidos se tonifican y se nutren mejorando su elasticidad y textura.

La técnica en si es muy sencilla. Se introducen unas agujas especiales que conducen muy bien la corriente creando un campo electro-magnético en el cual hay una polo activo (+) y otro pasivo (-).

La intensidad de la corriente dependerá de la propia sensibilidad del paciente. Casi siempre se inicia el tratamiento con una intensidad media-baja para irla incrementando a medida que se sucedan las sesiones con el fin de que el cuerpo se vaya acostumbrando.

Los resultados dependen en gran medida de la antigüedad de la Celulitis y de la calidad de los tejidos.

Una vez finalizadas las sesiones el tratamiento sigue haciendo efecto pues parecen que las células recordaran el proceso al que han sido sometidos. Es un punto importante pues el paciente sometido a la Electrolipólisis no engorda tras finalizarlo sino que consigue que el organismo se equilibre en su conjunto.

La técnica no es dolorosa, como mucho se siente un pinchazo y picor con la impulsión de la frecuencia eléctrica.